Todo lo que debe saber sobre las prensas plegadoras

26, junio | Sin comentarios
Plegadora marca HACO, serie PRESSMASTER

Como se indicó en el artículo: La cizalla-punzonadora, el conformado de metales es uno de los principales procesos de la historia de la metalurgia. A lo largo de los años, en función de las necesidades de los artesanos, las máquinas-herramientas necesarias para trabajar la chapa han evolucionado alcanzando su máximo desarrollo en las últimas décadas del siglo XX gracias a las nuevas tecnologías. Los modernos sistemas de control proporcionan una mayor precisión a este tipo de máquinas y mejoran sus prestaciones.

El plegado o doblado de chapas es un proceso de conformado sin arranque de material y con deformación plástica en el que se dobla la chapa hasta alcanzar un cierto ángulo. Para ello se utiliza la prensa plegadora, donde la chapa a conformar, situada sobre la matriz, se deforma a causa del impacto producido por el punzón, accionado por la parte móvil de la plegadora.

En este tipo de operación, la parte interna del material experimenta una compresión, mientras que la parte externa sufre una tracción, estableciéndose una gradación de tensiones de uno y otro tipo, pasando por un valor nulo correspondiente a la línea neutra. Esto provoca también un pequeño adelgazamiento en el codo de la chapa doblada, efecto que se acentúa en el centro de la chapa.

Las prensas plegadoras ofrecen una gran versatilidad, que variará dependiendo del tamaño de la chapa a deformar; algunas llegan a trabajar con materiales de hasta 20mm de espesor. Además, las últimas tecnologías permiten que algunas plegadoras de gran longitud tengan la capacidad de acomodar un gran número de matrices y realizar distintos plegados consecutivos.

 

Tipos de plegadoras

La elección del tipo de plegadora dependerá de la aplicación, la exactitud requerida, la repetitividad y la capacidad de producción.

En función del mecanismo utilizado para la operación de plegado, se pueden distinguir cuatro tipos de máquinas.

-Plegadora manual: Máquina simple, de pequeño tamaño, cuyo uso se limita a láminas muy delgadas, desde el calibre 20 hasta el 8 ó 9, dependiendo del material (hierro, aluminio o acero inoxidable). Es una máquina altamente eficaz, con gran ahorro energético y fácil de trasladar.

-Plegadora mecánica: Este tipo de máquina introduce un volante de inercia que produce la energía para poner en marcha el pisador, que es donde está alojado el punzón. Un dispositivo mecánico conecta el volante de inercia con el pisador de forma que, cuando éste está desacoplado, el volante acumula la inercia y así, al acoplarse, permite el movimiento ascendente y descendente del pisador. Esta inercia almacenada es la que se utiliza para crear el tonelaje necesario para el proceso de plegado.

-Plegadora hidra-mecánica: Este tipo de plegadora es muy similar al anterior pero en este caso el volante de inercia se sustituye por una bomba hidráulica, encargada de proporcionar la inercia necesaria para accionar el pisador. Esta presión hidráulica permite que un motor hidráulico accione un eje excéntrico, dando lugar al movimiento ascendente y descendente del pisador y generando la potencia requerida para el plegado de la chapa.

La principal ventaja de las plegadoras hidra-mecánicas frente a las mecánicas es que las primeras no necesitan completar una carrera para alcanzar el tonelaje máximo, sino que éste puede lograrse en cualquier punto de la carrera.

-Plegadora hidráulica: Este tipo de máquina es la más moderna y eficaz. En este caso, la plegadora utiliza una bomba hidráulica y cilindros hidráulicos para impulsar el pisador, lo que proporciona una gran exactitud, velocidad y eficiencia que superan ampliamente la actuación de los demás tipos de plegadoras. Además, estas máquinas están accionadas por CNC que se encarga de controlar el sistema de válvulas capaz de otorgar al pisador la gran exactitud en los ángulos de plegado.

 

Riesgos

El riesgo más evidente que puede surgir durante el funcionamiento de este tipo de máquinas es el de atrapamiento/corte cuando el operario introduce la chapa a plegar en la zona de plegado. Este riesgo se puede ver agravado por:

-Tamaño de la chapa plegada. Cuanto más pequeña, mayor peligro.

-Frecuencia de plegado. Cuanto mayor sea la cadencia, mayor peligro.

-Experiencia o formación insuficientes.

-Antigüedad de la plegadora. En este tipo de máquinas, en especial las más antiguas, es difícil adaptar sistemas de seguridad modernos que minimicen la exposición del trabajador al peligro.

Por todo ello es de obligado cumplimiento, como indica la Directiva de Máquinas 2006/42/CE, el uso de sistemas de seguridad:

-Parada de emergencia.

-Detectores de presencia.

-Resguardos para efectuar las tareas de mantenimiento.

-Mando a dos manos.

 

En José Ángel Mercado S.A. somos distribuidores de HACO, uno de los mayores fabricantes de máquinas para trabajar la chapa metálica. Las plegadoras hidráulicas HACO proporcionan una excelente precisión de plegado, con un amplio rango de capacidades, desde 40 hasta 2000Tn, y una longitud de trabajo desde 1.6 hasta 10m. Desde máquinas convencionales hasta máquinas CNC, multi-ejes, estas plegadoras pueden adaptarse fácilmente a sus necesidades específicas.

Desde nuestra empresa podemos asesorarle sobre las máquinas que mejor se adapten a sus necesidades. Además, le ofrecemos un servicio post-venta especializado; realizamos la puesta en marcha de su maquinaria, el mantenimiento y la adecuación a la normativa de seguridad vigente. Para más información, no dude en ponerse en contacto nosotros, le atenderemos con mucho gusto.

 

Ver plegadoras hidráulicas

Más artículos

Escribir comentario

Captcha